¿Es posible comprender a Donald Trump?

Comment

¿Es posible comprender a Donald Trump?

Es habitual ver al actual presidente de los Estados Unidos y preguntarse ¿cómo este hombre no se da cuenta de las consecuencias de sus actos? ¿qué está haciendo con su país? ¿dónde está su límite? 

El Eneagrama es el método más potente de autoconocimiento y desarrollo personal conocido hasta el momento, cuando uno sabe de él puede entender muchas cosas de los demás, también de Trump. Este sistema divide en nueve los tipos de personalidad (también llamados eneatipos):

eneagramacompleto.jpg
  • Eneatipo 1: el reformador

  • Eneatipo 2: el ayudador

  • Eneatipo 3: el triunfador

  • Eneatipo 4: el artista

  • Eneatipo 5: el intelectual

  • Eneatipo 6: el leal

  • Eneatipo 7: el entusiasta

  • Eneatipo 8: el desafiador

  • Eneatipo 9: el pacificador

Trump se asocia a un Eneatipo 8

El eneatipo de Donald Trump se correspondería con el ocho, también conocido como el desafiador. Para poder entender un poco mejor a una de las personas con más poder en el mundo en este momento voy a contar algunas de las características de este eneatipo.

Los ochos son personas a las que les gustan los retos, superar obstáculos les da la sensación de poder. Se muestran fuertes, seguros, con gran fuerza de voluntad y vitalidad. Desean dejar una huella en el mundo y, según estén más o menos equilibrados, será algo positivo o negativo. En su vida comprendieron muy pronto que en el mundo era más sencillo sobrevivir si no expresaban sus emociones, si eran fuertes y valientes. Y que todo aquello que no fuera así suponía debilidad y eso era algo despreciable. 

Con estos mensajes tan estupendos, los ochos aprendieron a ser adultos tempranos, ya que era más seguro. Ser inocentes, infantiles, tiernos era algo demasiado peligroso como para poder permitírselo a sí mismos. Esa idea les vino porque, de alguna forma, se sintieron traicionados por la familia. Quizás había violencia en casa o un exceso de severidad, puede que se sintieran abandonados por parte de sus padres o hubo algo que les indicó que sus mayores no tenían lo que ellos interpretaron como las capacidades necesarias para protegerles.

La traición es, por tanto, un tema principal en su vida. Si uno no puede estar tranquilo y protegido en la familia ¿dónde va a estarlo? La respuesta que se dan a sí mismos es “en ningún sitio”. Por tanto, es la ley del más fuerte. Como dijo Sun Tzu, que quizás fuera un ocho, “la mejor defensa es un buen ataque”. 

En la infancia se sintieron expuestos, impotentes como para poder hacer nada ante lo que sintieron abusivo. Es allí donde se prometen a sí mismos que jamás se volverán a sentir así, que es mejor estar solos contra el mundo y no necesitar a nadie. Por tanto desconectan sus emociones, lo que hace que a menudo pasen por encima de las de los demás sin darse ni cuenta. Dominan para no ser dominados haciendo uso de la intimidación, la mentira y la fanfarronería.

Cuando Trump tenía trece años su padre decidió que necesitaba disciplina, ya que era rebelde y un abusón. En lugar de intentar comprender porque su hijo necesitaba hacer tal despliegue para ganar su atención, le mandaron a una escuela militar donde se dice que los menores recibían malos tratos. Así que si le quedaba alguna duda de todo lo anterior, debió de disiparse y afianzar las actitudes que hoy vemos tan claras. De hecho, hay biógrafos del presidente que han llegado a afirmar que su política de separar a los inmigrantes de sus hijos no deja de ser una recreación inconsciente de su infancia. Algo así como un niño abusivo que aprende a abusar en cuanto puede para sentirse más fuerte y poderoso. Quién sabe.

gautam-krishnan-1301805-unsplash.jpg

Los ochos suelen ser rebeldes. Les dan igual las normas, si no las consideran justas no tendrán mayor problema en saltárselas. Esto puede ser bueno o malo, depende de la moralidad de la persona en cuestión. En el caso concreto del presidente, el New York Times últimamente ha escrito sobre su familia y cómo su padre, Fred Trump, evadía impuestos de manera habitual y que el propio Donald le ayudó a hacerlo (junto a sus hermanos), amasando así la fortuna que luego heredarían.

En este sentido, este eneatipo tiene una tendencia a proteger a su entorno. Es habitual que dividan el mundo en “ellos y nosotros” y que todo aquel a quien consideren “nosotros” sea protegido y beneficiado. No hay mejor ejemplo de esto que cuando Trump nombró a su hija Ivanka y a su yerno, Jared Kushner, asesores. De esta manera consiguió dos objetivos al mismo tiempo: beneficiarles en puestos de poder y tener a gente de su confianza cerca. Ya que, como hemos dicho, Trump como buen ocho estresado teme una traición más que nada.

¿Cómo es posible que nada de lo que se dice de él parezca afectarle? Porque su mecanismo de defensa prioritario es la negación. Así que pase lo que pase, por obvio que sea, siempre lo va a negar. ¿Es un mecanismo consciente? Para nada. Lo más probable es que esa información que dice que está equivocado no sea capaz de procesarla. Si queremos ver este mecanismo en vivo y en directo solo hay que observar el vídeo en el que se ríen de él en la ONU y él interpreta que se ríen “con él”. 

Don Richard Riso y Russ Hudson en su libro “La sabiduría del Eneagrama” (muy recomendable) nos explican como no hay eneatipos buenos ni malos. Cada uno a su manera tiene un potencial diferente, unas prioridades y una forma de ver la vida. Y su manifestación dependerá de sus recursos internos y su grado de estrés. Para explicar esto dividen en nueve los niveles en los que puede moverse cada uno, los niveles 7, 8 y 9 serían los menos sanos.

ross-sneddon-758083-unsplash.jpg
  • En el nivel 7 creen que nadie merece su confianza, que necesitan protegerse como sea. Se consideran fuera de la sociedad y que eso les da derecho a ser agresivos, vengativos y violentos.

  • En el nivel 8, llamado el megalómano, se creen invulnerables y esto hace que se pongan en peligro a sí mismos y a los demás. Un ejemplo podría ser alguien que cree que puede beber lo que quiera y ponerse al volante porque todo lo puede. 

  • En el nivel 9, su tendencia antisocial llega al extremo y, como se suele decir, decide que puestos a caer lo hará arrasando sin ser consciente ni importarle lo que eso implique. Todo con tal de no sentir que alguien puede ganarles o dominarles.

Cuando están en estos niveles pueden insultar, atacar, amenazar, caer en la paranoia, aislarse de todo, planear represalias y ser cada vez más duros e insensibles.

Esperemos por el bien de todos, que Trump encuentre su camino y comience a conectarse internamente ya que los eneatipos ocho, como los demás, cuando están en mejores momentos tienen mucho que ofrecer a todos. Son honrados, ponen su vitalidad al servicio de otros, protegen a los débiles, quieren cambiar las cosas por el bien común, respetan la dignidad de todos los seres y luchan por la justicia. Internamente comprenden que conectar con sus sentimientos no les puede hacer débiles si no que en ello encontrarán un tipo de fortaleza mucho más real y poderosa. 

Martin Luther King, G. I. Gurdjieff, Susan Sarandon y Toni Morrison son buenos ejemplos de cómo este eneatipo puede estar comprometido y ponerse al servicio de todos.


Raquel Rús

www.eneagramamadrid.es

Profesora certificada de Eneagrama y EFT. Especialista en Psicología energética y Gestión emocional.

Este artículo ha sido originalmente publicado en Febrero de 2019 en la Revista Universo Holístico. 

Captura de pantalla 2019-02-03 a las 17.20.50.png

 

Comment

¿Por qué lloras? Solo era un gato

Comment

¿Por qué lloras? Solo era un gato

Hay muchos duelos a los que, a nuestro dolor por la pérdida, se suma el dolor de la incomprensión. Uno de ellos es el dolor por la muerte de un compañero animal. Quien no ha convivido íntimamente con ellos es difícil que pueda hacerse una idea de la profundidad del vínculo que se forma. Pensémoslo así: un animal es un ser que está siempre presente para nosotros, para el que somos una parte importante de su mundo y nos lo hace saber y, muy importante, es alguien que no nos juzga. Con ellos no tenemos miedo a ser incorrectos y equivocarnos, ni a llorar, ni hacer el idiota en su presencia. Tranquilamente nos mostramos ante ellos, en muchas ocasiones son el único ser con el que podemos ser verdaderamente nosotros mismos.

Comment

¿Por qué te quieres tan poco?

Comment

¿Por qué te quieres tan poco?

¿Por qué tanta gente tiene un trabajo que aborrece? ¿Por qué siguen con una pareja que no les apasiona? ¿Por qué siguen tienen tantos traumas y creencias limitantes? Y sobre todo ¿por qué con todo esto encima no suelen hacer nada de nada?

Asumo que es porque estamos tan acostumbrados a hacerlo que ya no nos damos cuenta. Por eso he decidido hacer una lista de ejemplos. Así a priori todos pensamos que, más o menos, nos queremos dentro de “lo normal”. Quizás al ver la lista identifiques dónde podrías estar dándote mucho más amor

Comment

Si quieres vivir, sé valiente y muérete un poquito

Comment

Si quieres vivir, sé valiente y muérete un poquito

Recuerdo mis primeras muertes como si fuera ayer. Madre mía, qué dolor, qué desgarro, qué sentimiento. Esas sí que dolieron, no como las de ahora. A fuerza de morir uno se acostumbra y te confieso que hace tiempo que hasta lo hago con gusto. Como un lemming que sale corriendo hacia el barranco sin mirar atrás. Por si no te suena qué es un lemming es un animalito que tiene fama de suicidarse en masa como parte de un mecanismo de autorregulación natural. Cuando son muchos, van y se suicidan (aunque cada vez más parece que eso es un mito, la imagen me vale igual). ¿Cómo decido cuándo morir? Cuando siento que algo dentro de mí no soy yo.

Comment

¿Qué te estás comiendo cuando te muerdes las uñas?

Comment

¿Qué te estás comiendo cuando te muerdes las uñas?

Sí, efectivamente la respuesta más evidente es “uñas”. Ahora hablemos de lo menos evidente, de lo que se nos escapa y es tan necesario comprender para entendernos. Para avanzar, primero vayamos hacia atrás. Aceptemos nuestra pertenencia al reino animal y los miles de años de evolución que nuestro cuerpo ha tenido que pasar para llegar hasta aquí. Como animales que somos, tenemos unas necesidades básicas que cubrimos con las herramientas que vienen de fábrica en nuestro cuerpo. Quizás tengas gatos o perros, o sencillamente hayas visto algún documental sobre mamíferos, pues bien lanzo la pregunta: ¿para qué usan sus uñas los animales?

Comment

El día que decides que hasta aquí

Comment

El día que decides que hasta aquí

Hay momentos en la vida en los que de repente lo vemos todo claro. Sabemos que ya no queremos más de “eso” que hemos tenido hasta ahora, estamos hartos de sentir que vivimos la vida de otro, si nos preguntan quiénes somos no tenemos ni idea, pero nos morimos de ganas de descubrirlo. ¿Que eso puede doler? ¡Pues vamos a ello! Porque quedarse donde estamos duele mucho, muchísimo más. Esos son los llamados puntos de inflexión. Aquellos donde tu vida, tu cuerpo y tu alma piden más ¡y con razón!


Comment

Rompe las reglas. Las tuyas también.

Comment

Rompe las reglas. Las tuyas también.

Enamórate de la vida. Deja de lado la supuesta seguridad. Cambia de marca de cacao. Desobedece. Rebélate. Piensa. Siente. Escúchate.

¿Recuerdas si fuiste tú el que elegiste las normas de tu vida? ¿En qué momento decidiste que había que "ser bueno", estaba mal decir que no o debías tener un trabajo fijo? ¿O cuándo te pareció bien tener una hipoteca, hijos antes de los treinta o ir a casa de la suegra cada domingo? ¿Te acuerdas? Supongo que no, porque te vino dado.

Naciste en una familia y una sociedad que te transmitió lo que consideraban normal. Pero quién te dijo que era lo correcto o lo que te haría feliz. Nadie.

Comment

¿Te estás poniendo límites (sin saberlo)?

Comment

¿Te estás poniendo límites (sin saberlo)?

Es habitual que la vida te haya puesto alguna circunstancia delante en la que hayas podido ver claramente tu creencia limitante sobre algún tema. Es común que nos pillemos sintiéndonos culpables por mirar por nosotros, que cueste hacer algo nuevo por el qué dirán o que nos hagan una buena propuesta y la rechacemos con un “eso es demasiado para mí”, “hay que ser realistas, eso no va a pasar” o “si hiciera eso no sería yo”.

Comment

10 reglas para convertirse en una persona iracunda

2 Comments

10 reglas para convertirse en una persona iracunda

Hablamos mucho de ansiedad, culpa, enfado, vergüenza, tristeza..., pero de la ira se habla muy poco. Parece como si de todas las emociones que más nos incomodan esta fuera especialmente evitable. Sin embargo, a todos hay cosas que nos enfadan y mucho, y a veces se nos va de las manos.

2 Comments

Las 4 cosas que todo ser humano debería de saber sobre sí mismo

Comment

Las 4 cosas que todo ser humano debería de saber sobre sí mismo

Estos días preparando apuntes para mis alumnos más jóvenes me preguntaba qué me habría venido bien que me contaran a esa edad, la típica clave que no entiendes en el momento, pero que con el tiempo va cobrando sentido. De esta reflexión salieron cuatro características básicas del ser humano que nos suele costar aceptar hasta que la vida nos las muestra rotundamente:

Comment

Cómo conseguir los datos de tu árbol genealógico

Comment

Cómo conseguir los datos de tu árbol genealógico

De la misma manera que la vida atrae a nuestro presente eventos que no pudimos solucionar en nuestra infancia una y otra vez, aquello que pasó a nuestros ancestros y que no fue aceptado por el clan tiene una tendencia a buscar una solución en los descendientes. Ambos movimientos son totalmente inconscientes y, por tanto, muy poderosos. Para ganar en libertad y comprensión sobre los eventos y las personas que atraemos lo mejor es investigar. Al conocer las historias familiares, esas que fueron duras por imprevistas, injustas o sencillamente inaceptables, podemos identificar si algo similar está ocurriendo con nosotros.

Comment

El drama de las familias perfectas

Comment

El drama de las familias perfectas

Lo peor que le puede pasar una familia es tener la ilusión de ser perfecta. Suele ser una idea que tienen más los padres que los hijos y, a fuerza de repetirla, los hijos habitualmente pasan a creerla también. Los padres la tienen porque lógicamente la responsabilidad de cómo va la familia recae sobre ellos, y si algo no anda bien deberían de hacer algo al respecto. Tener la creencia de que su familia es maravillosa e inmejorable tal y como está les abre la posibilidad de no hacer absolutamente nada.

Comment

Dime qué muestras y te diré lo que ocultas

Comment

Dime qué muestras y te diré lo que ocultas

La mayoría compartimos un sorprendente pensamiento mágico que se basa en la creencia de que los demás no saben cómo somos, lo que sentimos o pensamos, a menos que nosotros queramos mostrarlo. Personalmente he tenido esta sensación y me ha reconfortado durante muchos años, como si realmente fuera yo la que eligiera y estuviera protegida de alguna manera por un manto de invisibilidad. Darme cuenta de que esto es una absoluta tontería no fue nada sencillo, de pronto me sentí desnuda y no desnuda físicamente, mental y emocionalmente ¡que es mucho peor!

Comment

Violencias infantiles silenciadas

Comment

Violencias infantiles silenciadas

Cuesta cuestionarse si nosotros, como humanos, somos una especie violenta de manera natural, dónde comienza esta tendencia y si nos damos cuenta de cuando cada uno de nosotros somos violentos. Como terapeuta no deja de sorprenderme cuando una persona tras otra relata episodios claramente violentos sin siquiera inmutarse. Lo habitual es quitarle importancia, es contarlo como una anécdota curiosa que permanece en su memoria y en ocasiones no entienden porque es algo recurrente que les hace sentir mal ¡si no es para tanto!

Comment

¿Siempre te pasa lo mismo? Algo hay que liberar.

Comment

¿Siempre te pasa lo mismo? Algo hay que liberar.

Para no repetir tu historia primero tienes que conocerla. Como seres cíclicos que somos tendemos a repetir, igual que la naturaleza. Aquello que no pudimos solucionar en su momento, llega a nuestra vida una y otra vez como si lo invocáramos para darle salida.

Comment

Me duele tanto no verte que ahora tengo un eccema

4 Comments

Me duele tanto no verte que ahora tengo un eccema

El año pasado llegó una chica a mi consulta, desde la primera cita me llamó la atención un eccema que tenía alrededor de los ojos. Como no era el tema de la terapia y no lo mencionaba, me limité a centrarme en lo que para ella era más importante: lidiar con la tristeza y la ansiedad. Tras algunas sesiones esos temas iban mucho mejor y llegó el día en el que según entró por la puerta se quejó de sus ojos. Realmente el eccema era más fuerte que otros días, era normal que estuviera molesta así que, como suele decirse, me tiré a la piscina con un “¿Y te apetece que tratemos eso en la sesión de hoy? Podría tener un origen emocional…”.

4 Comments

Cariño, tenemos que hablar

Comment

Cariño, tenemos que hablar

Cualquier conversación que comienza con esta frase da mucho miedo. Automáticamente nuestro cuerpo reacciona con un nudo en el estómago, la mente se pregunta qué estará ocurriendo, busca sistemáticamente eventos de los que podamos ser culpables o que se nos hayan pasado en el día a día (aniversarios, cumpleaños…), y nos preparamos para lo peor. ¿No crees que es una lástima? Si habláramos habitualmente nada de esto pasaría.

Comment

Y tú ¿quién te crees que eres?

Comment

Y tú ¿quién te crees que eres?

Cuando nos hacen esta pregunta normalmente suele estar acompañada de un gesto de desprecio (rictus en el labio incluido) y un tono que transmite sarcasmo. Yo te la pregunto de verdad, solo para que te lo plantees por un minuto “¿quién crees que eres?”. Observa que no he preguntado quién eres, la palabra “crees” es básica aquí. Me da a mí que te has hecho una idea muy lejana a la realidad con la que llevas identificándote años, quizás incluso toda tu vida.

Comment

7 consejos para hablar en las cenas familiares y llevarnos todos bien

Comment

7 consejos para hablar en las cenas familiares y llevarnos todos bien

“¿Todavía no tienes pareja?”, “¡Caray! Este año has engordado”, “¿Tu proyecto ya es rentable o sigues como siempre?”, “¿Cuándo pensáis tener hijos? ¡Se os va a pasar el arroz!”, “¡Niña! ¿Sigues sin novio? Qué pena, con lo mona que eres”. A veces más que a una cena navideña parece que uno va al frente de batalla. Lo curioso es que todos deseamos disfrutar más de los nuestros, generar un clima agradable donde poder compartir. Para que este año lo consigas aquí te dejo algunos consejos.

Comment